LA CORTADERIA NO MUERE CON EL GLIFOSATO.

PLUMERO REVIVIDO

En estas fechas en que los Plumeros están en plena dispersión y revitalización, son evidentes y numerosísimas las pruebas de que el uso del herbicida glifosato no es eficaz. NO MATA A LA PLANTA, en muchos de los casos. Aunque haya un porcentaje bajo de éxito y muerte de la planta, la potencia y gran tamaño del sistema radicular de los ejemplares medios o grandes hace que, por mucho herbicida que se aplique, dicho sistema radicular siga resistiendo. Y “guardando fuerzas” para la siguiente estación reproductiva, donde los nuevos tallos vienen a suplir a los amarillentos que se creen ya inviables.

La planta no tardará mucho en volver a crecer y renacer. Al menos, un porcentaje importante de ellas. Por no hablar del lamentable espectáculo que supone un montón de tocones amarillentos en el campo y la utilización indiscriminada de este sospechoso herbicida, no ya en lugares permitidos, sino en entornos cercanos a corrientes y ríos, donde su uso es perjudicial para la fauna y la dinámica hidrológica.

La extracción manual y física es la opción más natural y más eficaz. Y si alguien quiere establecer un debate …. ¿cuántas fincas o lugares tratados con glifosato hace uno o dos años conocéis que estén libres de la planta hoy día?

http://gizartenatura.org/wp-content/uploads/2016/10/DSCN1345.jpg